Cómo picar una cebolla sin llorar

picar una cebolla sin llorar

Hay varias formas para picar una cebolla sin llorar

Hola amigos, ¿cómo andan? Espero muy bien. Con mucho frío por acá, pero no por eso vamos a tener mala cara. Les comento que en el día de la fecha les trataremos de comunicar cómo picar una cebolla sin llorar. Así que, amantes de la cocina, atención.

Es inevitable llorar al picar una cebolla. Eso se debe a que este vegetal desprende una especie de ácido que hace que nuestros ojos se irriten. Son varias las maneras de picar una cebolla sin llorar o, por lo menos, atenuar este efecto. A continuación te presentamos algunas.

8 maneras de picar una cebolla sin llorar

  1. Lo que podemos hacer es pelar la cebolla bajo un chorro de agua. Hay que tener cuidado aquí de que no se nos resbale y de esta manera nos cortemos la mano.
  2. Esta forma es un tanto curiosa, pero tiene excelentes resultados. Hay que pelar las cebollas con agua en la boca. De esta manera no llorarán o hará, por lo menos, que ardan menos los ojos. No sé el por qué. Pero funciona.
  3. Dejar la cebolla 10 minutos en el congelador o media hora en la heladera. Luego, pelarla normalmente.
  4. Una buena alternativa es utilizar la procesadora. Muchos utilizan este procedimiento con el objeto de picar la cebolla y que quede muy pequeña. Bueno, además de lograr ello se evita llorar con la cebolla.
  5. Aunque alguno de ustedes no lo puede creer, existen gafas que se venden para picar una cebollar sin llorar. Podrán acceder a estos anteojos en tiendas online e incluso en algunos bazares.
  6. Una alternativa que utiliza cierta gente es prendiendo una vela o la hornalla al lado de donde se esté picando la cebolla.
  7. Si se puede, también podemos colocar un ventilador a la altura de nuestros ojos o de nuestras manos. Así evitamos que el ácido llegue a ellos.
  8. Finalmente, quizá el procedimiento más elaborado, podemos poner las cebollas con su cáscara en un bol con agua caliente durante 5 minutos. Pasado este tiempo, las retiramos, quitamos la cáscara y su centro (donde se acumula el azufre que es el que nos hace llorar). Las volvemos a dejar en el agua 5 minutos más y, por último, las vamos retirando de a una mientras la vamos picando.

Hasta aquí llegó nuestro aporte para picar una cebolla sin llorar, si alguno quiere agregar está más que bienvenido. Hasta la próxima.

Búsquedas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *