Espinilla en la piel.

¿Alguna vez has presentado una espinilla en la piel? de seguro que sí, y es algo totalmente normal debido a la acumulación de grasa por las glándulas sebáceas. Éstas glándulas en particular protegen la superficie piel pero, cuando éstas producen demasiado sebo es allí donde podemos ser blanco fácil de infecciones y acné. Por esa razón es importante siempre tener una buena higiene y evitar en la medida de lo posible el excesivo consumo de alimentos que contienen mucha grasa y pueden desarrollar alergia en algunos organismos más que otros, produciendo así en primera instancia espinillas en la piel y, en la mayoría de los casos en el rostro. Podemos llevar a cabo ciertos tratamientos para mantener el cuidado en nuestra piel, pero muchas veces las personas hacen caso omiso por creer que es algo que se curará solo y que podemos seguir con la misma rutina que llevamos, lo cual es totalmente erróneo.

Brenda Gómez era una joven de 29 años. Desde siempre tuvo la vida que quiso gracias a sus padres, así que jamás se preocupaba por nada. Trabajaba desde casa llevando contabilidades de algunas empresas y no tenía mucho contacto con el exterior, después de todo ella siempre lo prefirió así.

Brenda no estaba interesada en los prototipos de belleza, así que no se percataba de llevar una buena dieta alimenticia ni mucho menos hacer ejercicio. Siendo una persona descuidada, de vez en cuando le salían espinillas en la piel, las cuales eran producto de lo que comía y la poca atención que prestaba al cuidado de su piel. Hasta que un día notó una espinilla en su mejilla que con el pasar de los días se hacía más voluminosa e incluso dolorosa. En ese sentido, la chica terminó yendo al dermatólogo luego de dos semanas para extraerse aquella espinilla que le molestaba.

Al llegar al sitio, el especialista quedó sorprendido del tamaño de la espinilla, así que inmediatamente le sugirió realizar un procedimiento de extracción. El procedimiento fue muy doloroso e incómodo para ésta joven, quien nunca imaginó que una espinilla pudiera desarrollarse hasta el punto de acumular tanto pus.

Al terminar con el tratamiento, Brenda había abierto sus ojos a la realidad. Estaba decidida a cuidarse y estar más atenta de su salud, después de todo es el cuerpo el que da las señales de que algo puede ir mal. Por esa razón debemos intentar llevar una vida equilibrada, hacer ejercicio regularmente y tener una buena rutina de alimentación, además de ser atentos con nuestra higiene y cuidar nuestra piel de cualquier patógeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*