Extirpación en la garganta

Ésta es la historia de Ramiro, un joven de 23 años. La mayor parte del tiempo estaba en casa sólo debido a que sus padres siempre estaban de viaje por cuestiones de trabajo y negocio. La vida de éste chico estaba rodeada de malos hábitos y comportamientos. Había terminado sus estudios de secundaria y ya se había tomado más de dos años de vacaciones sabáticas, después de todo no tenía ningún compromiso ni mucho menos cargas familiares.

Ramiro había descuidado por completo su aspecto. No se interesaba por afeitarse, su peso, dieta alimenticia ni cuidarse a sí mismo. De igual forma su higiene bucal estaba completamente abandonada, así que para evitar malos comentarios, Valbuena prefería quedarse en casa siempre, ya que en la secundaria había sido duramente criticado por problemas de aliento, mismos que él mismo permitió por no ser atento, al igual que sus padres, quienes nunca se interesaron por él.

Al parecer el problema de mal aliento de éste joven iba más allá del simple cepillado e higiene bucal, sino que se trataba de un problema más serio en su organismo, específicamente en el sistema digestivo. Sin embargo, Ramiro seguía llevando su vida con total normalidad desde su casa junto con su computadora y su fiel perro. Las actividades de éste hombre eran sólo pasear a su perro en las tardes y jugar en la computadora el resto del día. Hasta que de un momento a otro, fue notando sensaciones incómodas en su garganta, lo que le molestaba al momento de comer precisamente. Así que un día, decidió tomarse éste asunto en serio y fue al dentista con toda la vergüenza del mundo por su aliento insoportable y sus dientes completamente descuidados.

Al llegar a la consulta, el especialista hizo un chequeo rápido para ver lo que estaba ocurriendo y quedó sorprendido por el interior de la boca de Ramiro. Se podían observar todo tipo de infecciones y bacterias en su boca y garganta pero, tenía una afección notable que preocupaba a cualquiera. Así que inmediatamente fue intervenido para extraer aquel bulto infeccioso, el cual sin duda provocaba aquel malestar.

El procedimiento duró tan solo un momento, los especialistas decidieron captar ese instante y guardar el material extraído de su cuerpo. Desde ese momento comenzó a tener más cuidado con su higiene en general y, mucha atención con su salud bucal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*